Inseminación Artificial

Inseminación intrauterina (Artificial)

El objetivo de la Inseminación artificial (IA) es respetar al máximo el entorno natural de los gametos, propiciando de esta forma la fecundación.

Esta técnica consiste en la colocación de una muestra de semen, previamente preparada en el laboratorio, en el interior del útero de la mujer con el fin de incrementar las posibilidades de fecundación del óvulo.

Consiste en introducir una muestra de semen, ya sea de la pareja o de un donante, en el útero de la mujer.

Con este procedimiento aumentan las probabilidades de embarazo con respecto a una relación sexual porque la muestra de semen es tratada previamente en el laboratorio y además se estimula el ovario para controlar el crecimiento y maduración de los óvulos. Depositando la muestra tratada en el útero de la mujer se reduce la distancia que los espermatozoides deben recorrer hasta el óvulo y la programación de la inseminación permite maximizar las posibilidades de fecundación y embarazo.

Este tratamiento se recomienda para:

  • Mujeres con alteraciones en la ovulación.
  • Mujeres con alguna alteración en la entrada del útero (cuello del útero)
  • Parejas heterosexuales en las que el hombre presenta anomalías leves o moderadas en la calidad de los espermatozoides.
  • Mujeres con buen número de óvulos de calidad y sin pareja masculina. En casos de mala calidad seminal o ausencia de espermatozoides, recomendaremos la mejor opción para aumentar las posibilidades de embarazo.
  • Parejas heterosexuales en las que el hombre sea portador de una enfermedad genética.

La inseminación artificial, por ser un tratamiento de baja complejidad, ofrece tasas de embarazo inferiores a otros tratamientos de reproducción asistida, pero superiores respecto a las de una relación sexual.

La preparación de las muestras se realizan en el laboratorio de fertilidad donde contamos con convenio.

Este procedimiento se realiza en laboratorio debidamente certificado.

Similar Posts